“The Zero Theorem” (2013) – Terry Gilliam

EL CAOS ENCAPSULADO

Mucho ruido y pocas nueces. Con este refrán podría resumirse la catarata y vorágine de ideas (y su poca o nula explicación) que Gilliam nos propone en su nuevo film. El teorema cero de Terry parte de la interesante premisa de demostrar el sentido de la existencia (o falta del mismo) a través de un teorema que lo reduzca todo a una única explicación plausible.

El indiscutible protagonista, Qohen Leth (magistralmente interpretado por el siempre titánico Christoph Waltz) es un genio informático consumido por una sociedad controlada por la tecnología y despojada de su humanidad por el progreso. Qohen pasa sus días recluido en una capilla en ruinas de donde sólo sale para ir a trabajar a Mancom, la corporación que parece regir el mundo bajo la mano de hierro de su líder, conocido como “la Dirección” (un frío y mecánico Matt Damon en su más extraño y breve papel). Los claros problemas psíquicos de Qohen, sumados a la agonía vital que carga esperando “una llamada de teléfono” que le revele el porqué de su vida, hacen que el informático solicite una baja por incapacidad para no despegarse de su receptor a fin de no perder su llamada.

Sus deseos le son denegados, más consigue poder trabajar desde su hogar. Pero lo que en un principio parece idílico, acaba siendo una pesadilla, pues Qohen a cambio de su reclusión debe trabajar en la refutación de un teorema que explique la existencia misma y las vicisitudes de ésta. El teorema en cuestión, denominado “Teorema cero” especula con la futilidad y vacuidad de la vida y su inevitable y oscuro final.

Qohen entonces tratará en vano de desgranar las miles de ecuaciones y números que le lleven a demostrar esta tesis al tiempo que conoce a varios personajes, sobre los que destacará la exótica e histriónica Bainsley, que le irán trastocando su visión del pasado, el presente y el futuro.

Caos, orden, amor, deshumanización, locura y sensatez se darán la mano en un film que tiene mucho que contar, pero no sabe cómo hacerlo.

El gran director que sabía las respuestas y como darlas en memorables películas como “Brazil”, “12 Monos” o “El Rey Pescador”, se ve absorbido por su propio intelecto e inmerso en la telaraña de conceptos que no se ven respaldados por un claro (o al menos entendible) guión. Las poderosas imágenes metradas y la gran interpretación de Waltz se ven desaprovechadas por una historia que da palos de ciego a pesar de partir de una gran idea como es la demostración del sentido existencial más allá de religiones, creencias u organismos.

Con todo y con eso, “The Zero Theorem” es 100% Gilliam para bien y para mal. Todas las señas de identidad del ex-Monty Python se ven reflejadas en la película: la creación de distopías, el surrealismo, la disociación en la que se ven introducidos en ocasiones sus personajes, las representaciones psíquicas, oníricas y fantásticas, la analogía entre nuestro tiempo y una realidad alternativa, y por supuesto, el humor negro con que trata y sedimenta todos estos temas.

El Londres Cyberpunk dominado por las multinacionales, los viajes al interior de la red, los personajes de Qohen, Bainsley, Bob o Joby y los crípticos derroteros desde los que estos disertarán sobre las cuestiones vitales son, sin duda, lo mejor de una película que pudo ser mucho más de lo que ha terminado siendo: un virus que el perfecto organismo del cine terminará por curar.

 

Anuncios

6 Comentarios

  1. Juan Carlos, enhorabuena, me ha gustado mucho tu crítica, muy descriptiva, muy bien estructurada y con una conclusión firme. La idea que cuenta es realmente buena, no había leído nada sobre la película con lo que cual todo lo que escribes es nuevo para mí, una pena que no consiga ser contada entonces como corresponda. ¿Me atrevo a sugerir quizá que podríamos compararla con “Interstellar” por lo complicado de sus razonamientos y porque sale Matt Damon? Me has producido mucha curiosidad y Waltz me gusta bastante, así que habrá que verla. Gracias.
    Pilar

    Le gusta a 1 persona

  2. Pues sí: por lo que comenta Juan Carlos, parece ser una película que confunde complejo con complicado; quizás, el mayor defecto que le veo a Nolan…

    Pero hablo desde el desconocimiento, porque esta película no la he visto. A pesar de la mala valoración, supongo que Terry Gilliam se merece siempre un voto de confianza 🙂

    Gracias por el aporte!

    Me gusta

  3. Juan Carlos, no he visto la película y, por tanto, no puedo describir esta crítica contigo con pleno conocimiento de causa. Gilliam ha sido un autor que siempre me había gustado mucho, hasta que su desbordamiento barroco y sus reiteraciones expresivas acabaron por saturarme, cosa que lamento porque es como romper con un viejo amor cinéfilo.

    De todos modos, la frase final, aunque es brillante y resuena, me parece innecesariamente dura. ¿¿”un virus que el perfecto organismo del cine terminará por curar”?? ¿En serio crees que el cine es un organismo perfecto? ¿De veras crees que el cine tiene que curarse de la patología Terry Gilliam?

    Disculpa que me ponga puñetero, pero, pese a que acusas a la película de tener muchas ideas y de no saber expresarlas, compruebo paradójicamente que “Zero Theorem” te ha dado mucho de sí: el grueso de tu crítica se dedica al contenido conceptual de la película y no veo que abordes con la misma intensidad su estilo (que, sin duda, también tiene que ser excesivo si es que Gilliam no ha cambiado radicalmente de la noche al día).

    Asumo que la película es insatisfactoria y tiene problemas, pero tal y como lo expresas en tu crítica, da la impresión de que toda tu argumentación es débil porque pareces haber entendido a fondo el sentido de su discurso, con lo cual no puedes acusarla de explicarse mal.

    Te sobra una tilde en el “más” de “mas consigue”.

    un abrazo,

    jordi

    Me gusta

  4. Buenas Juan Carlos, me ha gustado mucho tu crítica, enhorabuena¡¡
    Principalmente me ha gustado porque justo te has centrado en la historia…Cuando vi la peli en el Festival de Nocturna, por lo que no la tengo tan fresca como quisiera para mantener el debate, sólo me quedé con la estética como comenta Jordi.
    Realmente me sorprende que haya podido definir de una manera, tan clara, todos los resortes argumentativos, que a mí personalmente, se me atascaron desde el primer minuto….O mejor dicho, me importaron un bledo porque estaba inmersa en el universo Terry. Con estas palabras no quiero decir que me gustara la peli, me pareció bastante soporífica, por cierto, pero me quedo con su estética, no tan cuidada como la de sus anteriores películas, también te lo comento Jordi, pero con la marca omnipresente Guilliam. Un saludo
    DIANA

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s