interstellar : aun pioneros

En 1968 Stanley Kubrick revolucionó el panorama cinematográfico  con “2001: una odisea en el espacio”. Esta película  suponía  una exaltación del poder del hombre: la capacidad  de construir  naves espaciales y superordenadores,  vencer  la batalla tecnológica   e incluso  alcanzar la habitación del espacio infinito. 46 años después, “Interstellar”  recupera  la manera de filmar el universo de Kubrick,   a la vez que   muestra una perspectiva antropológica más realista: el superhombre se torna en un simple granjero cuya misión es proteger a sus hijos de una terrible crisis ecológica.   Matthew Mcconaughey, el mejor actor del 2014, logra una sobresaliente interpretación,  cuando se pone el traje de  astronauta  que surca el espacio tiempo, en busca de una  nueva esperanza para la Tierra.

La batalla  del hombre ya no es la partida de ajedrez contra la máquina, sino un duelo a   muerte contra si mismo sin crono y cuya única salvación está en la estantería  del infinito amor que sirve como puerta interdimensional en el climax final.

El tormentoso  Hans Zimmer crea una banda sonora  en la que destaca un correcto uso del órgano, pero que en ocasiones impide la buena audición de los diálogos.

El complejo guión de los hermanos Nolan logra el ambicioso propósito de adaptar la obra divulgativa del astrofísico Kip Thorne  a la gran pantalla, inscribiéndola dentro de una  historia  que integra  elementos de  la ciencia ficción que escribían Arthur C. Clarke, Ray Bradbury o Asimov, a la vez que recita una poética metáfora sobre la naturaleza estelar del alma humana explicada con la física teórica del corazón.

El resultado  global es una película  de autor en la que se distingue claramente la mano de Christopher Nolan: una fotografía de colores fríos y oscuros que resaltan en las poderosas imágenes de lejanos  y gélidos planetas, los mundos imposibles que retoma en el curvilíneo final y los personajes con problemas para proteger a los seres más queridos constituyen su conjunto topológicamente perfecto.

Este polémico director logra salir más que airoso demostrando que puede entretener al público y hacer una película interesante y rigurosa desde el punto de vista científico sin perder su identidad.

Anuncios

3 Comentarios

  1. Nicolás,
    Abro el fuego en este esperado y seguro que fructífero intercambio de ideas, que nos planteas con tu crítica sobre la última película de Nolan.
    Lo siento mucho, y aunque alabo tu forma de narrar los acontecimientos de dicho films y por ello tu crítica -que así escrita pueden resultar que tenemos una película hasta interesante entre manos- no veo por ningún lado esa supuesta autoría del director inglés. Por el contrario si veo la típica forma de hacer de cine de aventuras intergaláctico, en paisajes lunares, vistos hasta la saciedad de manera mecánica y sin ningún espíritu de creador más allá del de estar ahí en ese momento.
    Como diría nuestro profesor, ¿cuántas imágenes nos van a quedar del imaginario de Interstellar? Pocas, mi filia particular, si se me permite, es esa lucha entre astronautas con escafandra incluida, que más que una pelea entre hombre parece una berrea en pleno mes de septiembre, utilizando los cascos como arma de enfrentamiento y escudo… Por desgracia, algo que se queda en una anécdota…
    Gracias por darnos la oportunidad de dar nuestro gritito de ira contra una película con muy buenos ingredientes que por desgracia se convierte en un gran desaguisado.

    Un saludo.

    Me gusta

  2. A ver, Nicolás, has hecho un texto muy sólido y yo, a diferencia de Diana, sí que veo autoría de Nolan en esta película, aunque esos rastros de autoría me produzcan más indigestión que fascinación.

    Con lo que no puedo estar de acuerdo de ninguna de las maneras es con el primer párrafo de tu texto. Para empezar, “2001..” no exaltaba el poder del hombre, sino todo lo contrario: desvelaba su vulnerabilidad, su pequeñez y su contingencia en el seno de un universo indescifrable. Si incluso el hombre se convertía en víctima de sus propias creaciones (Hal 9000) tras haber evolucionado de primate violento a sujeto aséptico narcotizado en el líquido amniótico de su tecnología. Esa fragilidad del hombre es el gran tema kubrickiano.

    Y chillo un rotundo NOOOOOO a esto: “(Nolan) recupera la manera de filmar el universo de Kubrick” ¿Cómo? O mejor, ¿cómorrrr? Una cosa es lo que pretende un director y otra es lo que consigue: la simetría y la composición del plano son uno de los elementos fundamentales de la escritura visual de Kubrick y el cine de Nolan es, esencialmente, un cine sin puesta en escena, de planos atropellados ensamblados en la sala de montaje en búsqueda de una intensidad por acumulación. La supuesta complejidad en el cine de Nolan es un asunto de guión, nunca de forma.

    También haces afirmaciones muy arriesgadas -¿McConaughey, el mejor actor de 2004?-, pero, bueno, tampoco nos vamos a enfadar por eso.

    Consigues imágenes muy interesantes sobre la película y su sentido a partir de ese segundo párrafo y celebro que hayas abierto la espita para el debate: será un placer seguir debatiendo sobre este particular por aquí o en clase.

    un abrazo,

    Jordi Costa

    Me gusta

  3. Gracias Nicolás por escribir esta crítica tan díficil, digo difícil porque todos esperábamos con mucho interés esta película y muchos nos hemos sentido defraudados con ella.

    No conozco la obra de Thorne por lo que no entraré en eso.

    Me gustaría decir que el Sr. McConaughey – al que espero no ver en un tiempo en la gran pantalla, me ha saturado- no es el mejor actor del 2014, recibió un Oscar a mejor actor que no siempre es lo mismo, de hecho para empezar con la temporada de premios, no ha recibido la nominación a los Globos de Oro y la película ha sido completamente ignorada, excepto por su partitura de Zimmer -estoy de acuerdo contigo en que a veces impide escuchar sus diálogos. Ya sé que los Globos tampoco son la panacea, pero creo que venía a cuento.

    A mí la verborrea metafísica y las explicaciones técnicas me aburrieron en general y no me convencieron (por no hablar del 4D del final – era 4D, ¿no?); la típica familia americana del héroe, siempre moreno, morenísimo y estupendo, arregla de todo, persigue satélites, conduce de miedo…, los hijos tan inteligentes que lo entienden todo, sobre todo al padre, que han perdido a la madre, tienen al abuelo perfecto, creo que de eso ya hemos visto mucho, ahí no se rompió la cabeza Nolan. Todos esos diálogos familiares me aburrieron hasta a mí, que soy muy “easy going” y me lo trago casi todo. Lo mejor fue cuando va al instituto y le dan charla sobre el evolucionismo… Muy decepcionante, muy propagandística. O quizá eso era lo que pretendía Nolan y a mí me ha enfadado.

    Todo el tema del espacio no es nada relevante, imágenes que como dicen mis compañeros no quedarán en nuestra memoria.

    Por último, es la primera vez que la Sra. Chastain me decepciona, su actuación me pareció falsa y muy automática, por no hablar del final súper edulcorado de la cinta más tipo Disney que Nolan, menos mal que no acabó con un “continuará”…

    Abrazos para todos,
    Pilar

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s