“LOS PINGÜINOS DE MADAGASCAR” (2014) – Simon J. Smith

EFERVESCENCIA

En el momento en que despunta un personaje secundario –habitualmente, cómico-, está condenado a sufrir la inevitable maniobra comercial del spin-off (trama derivada). El éxito de estos roles reside en su inherente simplicidad, por lo que pasar a protagonizar una trama implica carencias de guion difícilmente salvables. En el caso de Los Pingüinos de Madagascar (2014), sus personajes se dieron a conocer con Madagascar (2005) y, posteriormente, pasaron a la pequeña pantalla con diversos cortos y una serie de animación, que sigue en emisión. Su producto cinematográfico no escapa de estos males implícitos, pero destaca por la frescura de sus propuestas.

Los brochazos iniciales de crítica social apuntan a una ruptura del orden establecido que sutilmente plasmaba la destacable Los Boxtrolls (2014). Sin embargo, como ya ocurría en otro spin-off del estudio Dreamworks (El gato con botas, 2011), su autoimpuesta condición de película menor limita sus aspiraciones a convencer con su humor y aprovechar el tirón mediático de sus carismáticos animales. Como consecuencia, la inconsistente trama da vueltas sobre sí misma, buscando excusas para prolongar las peripecias de estas clownescas aves y olvidándose de encontrar una motivación de peso para su insustancial antagonista.

Pero lo que la diferencia del felino espadachín y la convierte en un producto estimable es el desbordante humor que trenza. Su ritmo frenético, aunque descontrolado, bombardea la pantalla con hilarantes gags de varias capas de profundidad. Sin llegar a innovar, acierta en el tono autoparódico y el humor metarreferencial de clásicos del género como Aterriza como puedas (1980) o Top secret (1984), en una suerte de plumíferos hermanos Marx en labores de espionaje. Una película que desaparece según tiene lugar, pero sembrando carcajadas a su paso.

Anuncios

3 Comentarios

  1. Hola, Yago:

    Un crítica clara, eficaz y contundente, con la que además, estoy sustancialmente de acuerdo, aunque eche de menos que hables un poco más de animación, dado que se trata de una película de animación y sobre el particular estilo DreamWorks creo que hay bastante que decir. De hecho, creo que la naturaleza de ese estilo DreamWorks -donde el gag predomina sobre el estilo- es el motivo de que en tu texto acabes hablando más de comedia que de animación.

    Me parece muy interesante tu reflexión inicial sobre los problemas narrativos del spin off. No fue capaz de detectar en la película esos brochazos de crítica social a los que apuntas: yo la percibí como una película más lúdica que otra cosa. Incluso demasiado lúdico: su ritmo me parece directamente cocainómano.

    un abrazo y enhorabuena por el texto,

    jordi

    Me gusta

  2. Querido Yago: creo que tendré que ver a estos pinguinos en acción, tus comparaciones con “Aterriza como puedas” o “top secret” o llamarles “plumíferos hermanos Marx” son definitivamente muy sugerentes. Estoy de acuerdo también en el tema de las franquicias y los spin-off, que se mantendrán sin remedio mientras den dinero a los estudios, beneficiándoles a ellos y al espectador que quiera disfrutarlo. Gracias por otro estupendo texto.
    Un abrazo,
    Pilar

    Me gusta

  3. Hola, Jordi y Pilar, gracias por los comentarios!

    Jordi:

    Entiendo perfectamente lo que dices y estoy muy de acuerdo, pero no me veo capacitado para hablar de la animación de DreamWorks. No la sigo muy de cerca y no soy consciente del estilo que tienen, más allá del ritmo frenético que, sin duda, le aplican a esta película.

    Lo de la crítica social es más bien el prólogo, cuando están todavía en la Antártida y son nuestros protagonistas los que se salen de lo establecido y cuestionan la dinámica de los demás pingüinos. Se reduce a una mera gracieta que tampoco me chirría, aunque quizás hubiera estado interesante desarrollarla, pero dudo que tuviera cabida en un proyecto como éste.

    Pilar:

    Yo se la estoy recomendando a todo aquél que busque pasar un buen rato de puro entretenimiento. Me reí todo lo que quise, y bastante más que el resto de niños y niñas de la sala 🙂

    Me da miedo lo que pueda salir del spin-off de “Los Minions”, porque no se me ocurren personajes secundarios más planos (lo que no quita que sean geniales en su función) que éstos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s