the Imitation game: el síndrome de Cumberbatch

60 silenciosos años después de la muerte del padre de la computación moderna,  los británicos   entonan el mea culpa por el maltrato que sufrió Alan Turing tras el desenlace de la segunda guerra mundial.

El autómata de la interpretación Benedict Cumberbatch es el encargado de engranar una magistral interpretación llena de matices para el personaje de gran complejidad que es el eje central de

“ the imitation game”,  un criptothriller  que pone al espectador en el lugar del famoso matemático que se enfrenta a la inconmensurable tarea de descifrar la esfinge de todos los problemas: la máquina enigma .Paralelamente la película hace un logrado análisis psicológico del lado oscuro  de esta mente maravillosa con dificultades para empatizar con sus semejantes , a la vez que muestra su dimensión más vulnerable.

Destacable es tambien  la excelente ambientación de una Inglaterra de entreguerras: acuciada por el implacable rival que representa la Alemania hitleriana, pero que es incapaz de perdonar las inclinaciones más intimas de su salvador.

Los inteligentes diálogos, en los que a veces se distingue el característico humor inglés, conforman un cuidado guión que mantiene el ritmo, si bien la última media hora resulta algo irregular.

El resultado global es una cinta altamente interesante que supone un brillante juego fílmico de belleza geométrica

Anuncios

4 Comentarios

  1. Hola Nicolás, tengo esta película pendiente, me apetece mucho verla. Tu texto me resulta a veces un poco contradictorio, cuando tachas a Cumbertbach de ser “autómata de la interpretación”, pero da una “magistral interpretación”. Tampoco veo que ser gay sea “tener un lado oscuro”, mejor descrito más tarde como “las inclinaciones más íntimas”, eran desde luego otros tiempos. Me gusta lo que indicas del humor inglés y de la ambientación y me confirma desde luego que tengo que verla. Muchas gracias por tu texto.
    Un abrazo,
    Pilar

    Me gusta

  2. Hola, Nicolás:

    A mí me ha parecido muy buena crítica. había interpretado lo de “autómata” en el sentido que tú le das, pero tiene razón Pilar en que el término se puede prestar a cierta malinterpretación, porque el término nos habla de automatismo y no de creación que es lo que suele hacer un buen actor como Cumberbatch.

    Cuando hablabas del “lado oscuro”, yo, que no he visto la película, también he pensado, como Pilar, en la homosexualidad, pero no he interpretado que tú estuvieses sancionándola, sino que usabas la expresión para mimetizar irónicamente la homofobia que, en la época, podía rodear al personaje.

    Muy bonita la frase final. Echo en falta que hables un poco más de la gorma y el estilo de la película, pero interpreto que es un trabajo de escritura visual clásica y académica, aunque nunca está de más añadir esa información.

    un abrazo,

    jordi

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s