50 sombras de Grey, Sam Taylor-Johnson, USA 2015

Bienvenida a mi mundo

A Tom Cruise le ha salido seria competencia con este actor de gran estilo corriendo en la pantalla, se trata de Jamie Dornan (Christian Grey). Ataviado de una sudadera con capucha –no podremos ver su rostro hasta que se encuentre con nuestra protagonista- nos muestra las calles de un Seattle lluvioso desde donde nuestro rico y excéntrico galán domina el mundo.

A ella la descubrimos en el edificio Grey cuando se presenta allí con la intención de hacerle una entrevista para el periódico de la universidad. Anastasia Steele (Dakota Johnson) es una estudiante de Literatura Inglesa a punto de graduarse que irá a entrevistar al Sr. Grey en nombre de su compañera de piso que está en casa con gripe.

Se inicia a partir de ese momento una “persecución” involuntaria inicialmente del hombre por la mujer, con una supuesta total desventaja por parte de la segunda, que iremos viendo evolucionar conforme se desarrollan los avances de ambos.

Basada en la novela del mismo nombre de la escritora inglesa E.L. James que ha vendido más de 100 millones de ejemplares en todo el mundo, el texto explica con mayor detalle su historia, la película acelera bastante la trama; sus personajes secundarios se desdibujan, aquí solo puedo destacar a la madre de ella, Jennifer Ehle, con un papel de mayor transcendencia. Falta la “Sra. Robinson”, personaje muy importante del pasado de Grey, a quien seguro veremos más en las siguientes entregas[1]; algunos diálogos están descontextualizados al faltarnos información previa, pero agradezco enormemente que los diálogos de la protagonista con ella misma y su “diosa interior” no hayan pasado a la pantalla grande. Tampoco han conseguido colarse la mayoría de sus escenas sado, no voy a entrar en la discusión de lo blandas que son, porque lo son. Las escenas de sexo le han valido la calificación[2] de “R” en Estados Unidos, pese a ser un poco más subidas de tono que la media Hollywoodiense, son bastante tibias, pero bien coreografiadas y muy bien iluminadas. Vemos los típicos arqueos de cuello, los dedos de los pies encogiéndose, ojos cerrados, giro de la cabeza, gruñidos silenciosos y añade por supuesto, azotes varios. La Srta. Johnson pasa efectivamente parte de la película desnuda, especialmente de cintura para arriba. Al Sr. Dornan le vemos sobre todo el torso y el trasero en alguna ocasión, cosa que ha sido muy criticada, pero en el libro es también así, esos son los vaqueros que lleva siempre puestos en la habitación del placer.

Ana parece la víctima de este “dominador” cuando en realidad es capaz de plantarle cara, no es tan pasiva o puritana como en el libro, aquí le cuestiona más. Es de agradecer que la directora de la cinta, Sam Taylor-Johnson se haya decidido por este giro en la película que no existe en la novela, seguramente ayudada por su guionista Kelly Marcel (“Al encuentro de Mr. Banks”).

La realidad es que esta es una película mucho más conservadora de lo que aparenta, tradicional y romántica con la típica historia de chica quiere salvar a chico que está roto, aunque parezca que chico pervierte a chica.

Dakota Johnson hace un buen papel, mostrando curiosidad intelectual y deseo con mucha naturalidad, pero sin parecer simple. Ilumina a Jamie Dornan y pese a que van ganando en química conforme avanza el film, le supera completamente en su actuación. A Dornan le falta lo tormentoso de su personaje de la novela y tampoco está a la altura del magnetismo que posee en la estupenda serie de la BBC “La caza” (The fall). Encontramos también un guiño a su papel en la misma cuando Grey va a la ferretería donde trabaja Steele y al finalizar la compra ella afirma: “Ya tienes todo para ser un asesino en serie”.

Destaco a Danny Elfman -compositor de la mayoría de bandas sonoras de Tim Burton o de la sintonía de cabecera de Los Simpson-, quien realiza aquí una selección muy adecuada para esta banda sonora, un protagonista más, empezando con canciones más románticas que pasan a sensuales y que se convierten en un poco más siniestras conforme avanza la cinta, lo mismo que avanza nuestra protagonista, incluyen a Ellie Goulding, Beyoncé, Sia,  Annie Lennox y Frank Sinatra.

En la oscuridad de la sala, en la soledad del sofá o en la intimidad del dormitorio cada uno es libre de ver, hacer y fantasear con lo que quiera, no creo que esto vaya a influenciar a las chicas adolescentes para que se dejen maltratar o dominar por sus novios; ni creo que todas las mujeres de 40 años estén insatisfechas y deseando que las subyuguen. Criticada con incluso mayor intensidad que “Crepúsculo” o “Torrente”, o últimamente “Ocho apellidos vascos”, los raseros de medir estas cintas son muy estrictos, en ocasiones hipócritas y hasta parece que moleste que haya gente que busque solo pasar un buen rato sin más. Las mujeres que hemos leído las novelas, que somos muchas, admitimos que no es buena literatura, no creo que nadie lo discuta; ni la película es una buena película, lo sabemos, pero nos divierte, porque no le damos más vueltas. Me he reído y hasta incluso, he puesto los ojos en blanco – cada uno que lo interprete como quiera (“Nos proponemos complacer Srta. Steele”)-, seamos libres de disfrutar del placer, de cualquier placer, con personalidad y sobre todo, admitámoslo.

 

[1] Sam Taylor-Johnson ha dejado claro que no dirigirá posibles futuras entregas de esta trilogía por graves desavenencias con la novelista.

[2] La calificación de “R”: Restricted, indica que contiene material para adultos y sugiere que no es para todos los públicos. La calificación anterior es “PG-13” para mayores de 13 años y la calificación más estricta es “NC-17”, para mayores de 17.

 

Anuncios

2 Comentarios

  1. Hola, Pilar:

    Muy de acuerdo con la frase que cierra tu crítica -“seamos libres de disfrutar del placer, de cualquier placer, con personalidad y sobre todo, admitámoslo”-, pero mucho menos de acuerdo con algo que dices antes -“porque no le damos más vueltas”-. No pongo en duda el derecho de las lectoras del libro y espectadoras de la película para “no darle más vueltas”, pero se supone que una crítica está ahí, precisamente, para darle vueltas a las cosas, para analizar la película y el fenómeno.

    No puedo decir, en este caso, que no hayas analizado la película: has decidido plantear tu crítica a partir de las similitudes y diferencias con el original. No he visto la película, ni he leído el libro, pero sí que me llama la atención que hayas llegado justo a la conclusión opuesta a la que llegó una crítica feminista -Elisa McCausland- al hablar de la película: tú sostienes que la película refuerza el papel activo de ella, pero la McCausland llegaba justo a la conclusión contraria: que la película neutraliza ese discurso de autodeterminación que sí estaba presente en el libro. No sé quién tendrá razón.

    Echo de menos que entres más a fondo en el sentido y en la ideología del fenómeno, cosa que no tiene nada que ver con juzgarlo, sino con ahondar en su sentido y relevancia. Yo no puedo hablar del asunto desde fuera, pero, por lo poco que sé, un discurso que plantea que un practicante d BDSM es alguien que tiene que ser redimido y curado me parece, de entrada, tremendo.

    También hubiese sido interesante que abordaras la (posible) paradoja de que alguien como Sam Taylor-Johnson, que es una artista plástica de prestigio y mucho relieve que, en u obra fotográfica, ha abordado a menudo el tema del erotismo -había obras suyas, si no recuerdo mal, en la exposición “Las lágrimas de Eros”, en el Museo Thyssen- acabe encargándose de la dirección de esta película. ¿puede haber ahí una interesante prolongación de su obra artística o estamos ante un trabajo puramente mercenario?

    Sigo viendo infiltraciones de lenguaje periodístico/informativo en un texto que tendría que ser prioritariamente analítico y, a ratos, también hay una puntuación algo errática que enturbia el sentido de algunas frases y dificulta la lectura.

    un abrazo,

    jordi

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s