En la tierra del silencio

John Michael Mcdonagh debutó en la gran pantalla con The guard (el irlandés)(2011): una  comedia policíaca  que  parodiaba  la figura del policía rural  con suma inteligencia .Brendan Gleeson lograba una de sus mejores interpretaciones de su carrera .

Cuatro años después, Mcdonagh recupera al actor irlandés como protagonista y retoma su gusto por los ambientes  campesinos   en su última película: Calvary. Esta vez, el tema central es  una semana de importancia crucial dentro de la vida del cura James Lavelle: un hombre bueno en el mejor sentido  de la palabra, que se enfrenta a una comunidad   llena de: víctimas de abusos, adúlteros, homosexuales, maltratadores y ateos entre otros.

El espectador quedará atrapado por una propuesta formal que  capta  el interés  desde el primer momento.  El ritmo narrativo puede resultar algo irregular, si bien siempre hay detalles de los que se puede disfrutar. En este sentido, la ambientación del pueblo de la campiña irlandesa, que huele a hierba fresca, cerveza guiness, aislamiento y  soledad , no puede ser mejor.

Con  pequeñas pinceladas  se construyen  personajes  tan complejos como interesantes.

Brendan Gleeson esta de nuevo sobresaliente al recrear la crisis de fe  de un personaje lleno de matices, donde muestra valor, vulnerabilidad, ternura y una profunda comprensión de las contradicciones del ser humano.

Con ecos del humor británico, esta comedia negra dibuja el retrato de una sociedad  con un profundo sufrimiento en silencio, que el tiempo ha vuelto insoportable.

Terrible resulta pensar que las injusticias del pasado solo se puedan pagar con sangre inocente, para llamar la atención de los verdaderos culpables, que permanecen tan callados como el Dios que tanto adoran.

Anuncios

2 Comentarios

  1. Hola, Nicolás:

    Buen texto, aunque un lector irlandés probablemente se enfadaría contigo al leer lo de “con ecos de humor británico”: imagínate cómo se tomarían un cómico euskaldún o un cómico catalán que alguien les dijera que su película sobre las especificidades concretas de su entorno inmediato tiene “ecos de humor español”.

    También te discutiría lo de que “El irlandés” era una parodia de la figura del policía rural: lo de parodia se aplica a la relectura humorística de un determinado género. Imagino que lo que realmente querías decir es que se trataba de un “retrato satírico” de un policía rural, aunque tampoco estaría completamente de acuerdo con eso. Creo que era, sencillamente, una comedia protagonizada y presidida por un personaje imponente y bastante complejo.
    Salvo en lo del “humor británico”, los cuatro párrafos que rematan tu texto creo que capturan bastante bien la naturaleza de esta película, aunque me hubiese gustado que contextualizaras un poco más al director. Creo que es importante, por ejemplo, que es hermano de quien es y, sobre todo, remarcar que su cine es a la vez cercano al de su hermano, pero también con una marcada identidad propia.

    un abrazo,

    jordi

    Me gusta

  2. Es verdad que Brendan Gleeson está casi siempre genial en lo que hace, tiene una presencia física impresionante que llena la pantalla en todos los sentidos. Me gustó mucho en “el irlandés” y esta “Calvary” la tengo aún pendiente. Me gusta mucho cómo describes tan bucólicamente la campiña irlandese y la contundencia de tu párrafo final. Gracias Nicolás.
    Besos,
    Pilar

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s